Compras y regalitos

Aún no sé muy bien cómo, pero me estoy conteniendo mucho a la hora de comprar ropa para Adrián. La verdad es que como nacerá a finales de agosto, me agobio mucho con el tema del frío-calor y de las tallas, así que voy posponiendo las compras, cosa que, por otro lado, mi cuenta bancaria agradece a fin de mes.

De todas maneras, una no es de piedra y alguna cosa… cae. Lo último dos bodys de Gap que me parecen preciosísimos. Me hubiera llevado media tienda online, pero me autoconvencí de que era importante hacer un pedido de prueba para toquetear la ropa, ver la calidad, comprobar el tallaje, etc. Pues bien, todo perfecto. ¡¡Puedo (y debo) pedir más!!

Bodys para bebé, de GAP.

Por otro lado, la tía Maribel, que vive en Inglaterra, vino a hacernos una visita la semana pasada y también quiso ampliar el fondo de armario del chiquillo. ¡Nos trajo unas cosas más chulas! Dos pijamas con unas ranas muy graciosas y un gorrito a juego. Un body de Londres la mar de salao y unos baberos muy alegres, con los que el próximo miércoles tendré que limpiar mis babas y las del padre. ¡Porque… nos vamos a hacer una ecografía en 4D! ¡Por fin vamos a ver al pequeño en condiciones, sin las codificaciones ésas del Canal Plus!

Espero que el médico tenga suficiente paciencia porque voy a freirle a preguntas. Por mis narices que esta vez no me voy con cara de haba porque nadie me quiere decir cuánto mide y pesa mi retoño. Hombre ya…