Prole e ignorante

“Los pobres no leen porque son ignorantes”, así fue como Mario Vargas Llosa, escritor peruano y premio Nobel de Literatura, se expresó en algún momento del sector más vulnerable, criticando fuertemente el hecho de que son ignorantes. No se quedó ahí y mencionó que los ricos también tienen lo suyo, pues le dan poca importancia a la cultura y por eso, al igual que los pobres, son ignorantes.

imagen 1.jpg

Es quizás contradictorio que, por ejemplo, México de donde han surgido grandes escritores importantes, sea también un país donde la lectura es escasa.

Existen múltiples eventos y espacios en México que intentan difundir la adquisición de libros y la lectura, mediante estrategias de mercadotecnia que aprovechan las redes sociales para su difusión. El problema es que eso en realidad no da garantías de que las personas lean más, aunado a que no se consume la lectura de calidad, es decir, existen libros mucho más especializados con escritores profesionales, por lo que resulta algo inverosímil que algunas librerías pongan en su top de libros vendidos a Yordi Rosado junto a Cien Años de Soledad.

Ahora bien, el tema del poder adquisitivo es quizás uno de los que más influye, ya que hay muchos libros con portadas y contenido muy llamativo que naturalmente los hacen más caros, dificultando a algunas personas poder obtenerlo.

imagen 2.jpg

Se han realizado muchas encuestas para determinar y conocer al sector de la población que más lee y también los precios que oscilan los libros. En su mayoría se concluye que los libros sí resultan algo caros para muchas personas, siendo los jóvenes los más interesados y que más asisten a ferias de libros, pero los que tienen menos capacidad para adquirirlos. Inclusive muchos de ellos son “ninis”, lo que complica aún más su acceso a ellos.

Es verdad que existen espacios como bibliotecas donde se puede acceder a muchas obras literarias, pero muchas de ellas están cayendo en desuso y sus contenidos están desactualizados, o sólo cuentan con libros de ramas de estudio específico o de consulta, dificultando que una audiencia general se acerque a consultar.

¿Es entonces clasista la literatura? No, pero corre peligro de que así sea, si los precios siguen siendo inaccesibles y no se fomenta la lectura como un hábito sin importar el sector socioeconómico.

 https://www.yucatan.com.mx/editorial/libros-caros-lectores-pobres

http://laconjuradeloslibros.com/mario-vargas-llosa/

 @TotalmenteProle