¿Que hacer antes de adquirir una deuda mayor?

Todos tarde o temprano queremos hacer realidad el sueño de comprar una casa o un vehículo. Ya sea por gusto o por necesidad, es un compromiso que si no se está preparado, puede resultar más una pesadilla que un sueño hecho realidad.

Por ello, sería muy valioso estar preparados para poder solventar ese gasto adicional que tenemos que solventar mes con mes, ya que nos dejará menos recursos disponibles para nuestros gastos diarios. No vaya a ser que por adquirir ese pequeño lujo, tengamos que estar apretándonos el cinturón más de lo que habíamos estimado en un principio.

Algo que puedes hacer para prepararte antes de echarte encima el compromiso de pagar una deuda de esta magnitud, es lo siguiente:

  1. Haz la cotización del producto que deseas, y revisa cuanto necesitarás desembolsar mes a mes. Para este ejemplo vamos a suponer la compra de un coche de $250,000 pesos, a 48 meses, cuya mensualidad es de $3,500 pesos. Supongamos en este caso que no se está dando nada de enganche.
  2. Busca una cuenta de inversión que te permita retirar de tu cuenta de manera automática mes con mes y que te deje rendimientos al menos igual a la inflación
  3. Para esta cuenta, programa que retiren de tu cuenta bancaria de manera automática los $3,500 que mencionamos antes.
  4. Espera un año con este esquema. Si definitivamente no puedes esperar tanto, al menos unos 6 meses.
  5. Pasado este tiempo, ahora sí adquiere el coche que buscabas.

¿Que se logra con esto? Ganamos de 2 maneras diferentes. Primero, pasado el año tendrás disponibles $42,000 pesos más el rendimiento que te haya generado. Con ello puedes dar un pago inicial mucho mayor, haciendo que el monto de tu crédito y los intereses que termines pagando sean más bajos.

Como consecuencia de lo anterior, muy probablemente el pago de tu mensualidad resulte más bajo que lo que habías considerado inicialmente. Con los números que mencionamos antes, ahora puedes dar $42,000 pesos de enganche y tu crédito se reducirá de $250,000 a $208,000, dejando ahora los pagos mensuales en $2,912.00, sin haber movido ni el plazo ni la tasa de interés.

Como al principio de este ejercicio no estabas preparado para vivir sin esos $3,500 pesos, es muy probable que en algún momento te haga falta una parte de ese dinero. La ventaja de tenerlo en esta inversión que hayas definido, es que puedes tomar de ahí para poder solventar tu gasto. Si se te presenta esta situación, tienes oportunidad de ajustar tus cifras como consideres más conveniente. Al cabo del tiempo que hayas definido, la idea es que hayas aprendido a vivir sin ese dinero, con lo que ya no te costará trabajo pagar esos $2,912.00 cuando te embarques con la deuda, es más, hasta te sentirás aliviado al reducir tu pago mensual en casi $600 pesos.

Para el caso de que hayas decidido comprar una casa, considera también todos los gastos adicionales que se requieren, como por ejemplo el pago de escrituras, y las adecuaciones que se requieran hacer: Instalar los closets, la cocina, protecciones, muebles, etc. Al tener este fondo, tendrás recursos disponibles para poder solventarlos sin que se conviertan en un dolor de cabeza.

Con este ejercicio, ahora tendrás un mejor panorama de bajo qué condiciones adquirir tu crédito, y quizá termines con un mejor coche que el que planeabas o en una casa más grande o en mejor zona todo gracias a que el manejo de tus finanzas y tus nuevos ahorros te lo permiten